Dr. Rubén L. Mercado Vargas, FACOG
NAMS Menopause Certified Practitioner

Screen Shot 2015-10-31 at 6.59.29 AM
La presencia de dolor durante el acto sexual se
puede tratar. En la mujer posmenopáusica la atrofia vaginal secundaria a la deficiencia en estrógeno es la causa más común del dolor. Toda mujer eventualmente desarrollará atrofia vaginal según va aumentando en edad.

Por lo menos un 40% de las pacientes posmenopáusicas tienen dolor asociado a la atrofia vaginal, pero muy pocas hablan de ello con su médico. De hecho, una encuesta demostró que más del 60% de las mujeres posmenopáusicas informaron molestias vaginales en la encuesta, como resequedad, picor o quemazón durante las relaciones sexuales, pero menos de  la mitad habló con su profesional de la salud al respecto. Puede que algunas mujeres piensen que la resequedad vaginal es solo parte del envejecimiento y algo con lo cual deben aprender a vivir. Es muy probable que otras sientan incluso vergüenza, lo que les impide hablar sobre el tema.  Debe recordar que su profesional de la salud ha orientado a muchas mujeres sobre la atrofia vaginal, por lo que debe sentir la confianza de hablarle sobre el tema, particularmente si le causa molestias.

Entre los factores que traen como consecuencia un aumento en dolor durante las relaciones sexuales están la disponibilidad de varios tratamientos para la disfunción eréctil en el hombre, el aumento en el largo de vida de la mujer y la disminución en la utilización del estrógeno secundaria al temor de las pacientes y los médicos por riesgos o reacciones adversas reportadas en algunos estudios clínicos. Muchas pacientes se niegan a usar los tratamientos luego de leer el documento que acompaña la medicina por temor a las reacciones adversas. Recientemente por iniciativa de la Sociedad Norteamericana de Menopausea (NAMS) se le ha solicitado al FDA (entidad federal que regula el uso de medicamentos) que modifique esa informacion en el caso de la utilizacion de Estrogeno local en la vagina ya que estas recomendaciones son para el uso de Estrogeno sistemico y no es lo mismo cuando se usa localmente en la vagina. Durante el mes de Octubre de 2015 se celebraran vistas públicas relacionadas a esta peticion.

Es importante en la evaluación de la paciente descartar otras causas de dolor durante las relaciones sexuales, que pueden ser orgánicas, psiquiátricas o combinadas.

En la mujer posmenopáusica la atrofia vaginal produce dolor, resequedad vaginal y esto también puede traer como consecuencia rechazo a la relación y pérdida del deseo sexual.

La atrofia vaginal es un cambio común y tratable que ocurre después de la menopausia y afecta a millones de mujeres. Antes de la menopausia la vagina es gruesa, bien lubricada y tiene un flujo sanguíneo adecuado. En la menopausia, los ovarios gradualmente dejan de producir Estrógeno. Con la ausencia de Estrógeno, la vagina se pone muy fina, seca y el flujo sanguíneo es muy inferior. El resultado pude ser resequedad, irritación, picor y quemazón en la vagina y alrededor de ésta. También disminuye la presencia del Lactobacilo, bacteria que anteriormente producía ácido láctico(pH 3.5-4.5) antes de la menopausea y al subir la acidez en la vagina(pH>5) posmenopáusica permite la colonización de otros organismos que traen como consecuencia infección.

Otras causas de dolor durante las relaciones sexuales:

Dentro de las causas orgánicas están los procedimientos quirúrgicos como remover los ovarios, episiotomía o laceraciones después del parto, otros procedimientos que afectan la vagina, como una vagina muy corta después de una histerectomía, trauma a los órganos pélvicos que afecten la circulación o adherencias post- operatorias. Otras causas son varios tratamientos para el cáncer pélvico, como radioterapia y quimioterapia, infecciones vaginales como Candida, Trichomonas y Chlamidia, infecciones del tracto urinario, Cystitis Intersticial, Endometriosis, Tumores,  y otras condiciones que pueden provocar una reducción de estrógeno, como la lactancia prolongada y algunos tratamientos endocrinológicos( inhibidores de aromatasa, GnRH).

Por eso se debe enfatizar que aunque hay varias causas para desarrollar dolor durante las relaciones sexuales en la mujer posmenopáusica, la atrofia vaginal es muy común, fácil de identificar y hay varios tratamientos disponibles que pueden mejorar la condición y devolver a la paciente una calidad de vida aceptable.

Tratamiento

Es importante individualizar el tratamiento en la mujer posmenopáusica. Luego de asegurarse que la razón del dolor no es otra condición, la mayor parte de las veces el dolor en el coito en la mujer posmenopáusica va a ser secundario a la atrofia vaginal.

La Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS) recomienda el uso de lubricantes en la vagina inicialmente antes de pasar a tratamientos hormonales.Las hormonas sistémicas (orales, parchos, gel, emulsión, aerosol aplicadas en la piel y un anillo vaginal) por lo general son suficientes en la mayoría de las pacientes que las utilizan para tratamiento de síntomas vasomotores. En aquellas pacientes que tienen dispareunia a pesar de utilizar lubricantes o tratamientos sistémicos y en aquellas que los tratamientos sistémicos no están indicados, se puede utilizar tratamientos vaginales.

Hay varias opciones de tratamientos vaginales disponibles como cremas vaginales, la tableta vaginal de estradiol, el anillo de estradiol y recientemente fue aprobado el uso de un tratamiento oral que tiene otro mecanismo de accion. Todas estas opciones son efectivas y bien toleradas.

Como la dosisde Estrogeno  administrada es baja y local en la vagina, no hace falta utilizar Progesterona en pacientes con útero. En pacientes con historial previo de cáncer que no depende del estrógeno, también podrian ser utilizadas.

El tratamiento vaginal debe ser individualizado tomando en cuenta la selección de la paciente, el seguimiento y la supervisión del médico. NAMS no recomienda evaluación del endometrio en pacientes de bajo riesgo. En pacientes de alto riesgo para cáncer de endometrio, obesas, aquellas que usan dosis más altas de estrógeno y las que han sangrado durante el tratamiento, se recomienda evaluación del endometrio. Los tratamientos vaginales se deben utilizar mientras persistan los síntomas.

Recuerde que debe consultar a su médico para escoger el tratamiento adecuado para usted.

CONOCE MAS SOBRE EL VPH EN NUESTRO EVENTO:

 11866247_864638173620618_6774679342959134456_n

Subcríbase a nuestra lista de email.

  • Entérese primero de nuestros eventos a la vanguardia de la salud en Puerto Rico.
  • Noticias y recursos para profesionales en salud y público general.
  • Sólo enviamos los emails justos y necesarios. Respetamos su tiempo y privacidad.

Lo más pertinente en salud de la mujer. Ahora en tu email.

Contact us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Questions, issues or concerns? I'd love to help you!

Click ENTER to chat