Por: Melba Feliciano M.D. FACP, FACE  Endocrinóloga y Geriatra

La glándula tiroides afecta todos los sistemas de nuestro cuerpo en sus funciones vitales y  en estados de desequilibrio hormonal como son el hipertiroidismo y el hipotiroidismo con una presentación clínica variada y confusa en el área de las emociones.

Las enfermedad tiroidea es más común en la mujer en todas las edades  particularmente después de los 50 años y  presenta manifestaciones cognitivas, emocionales y motoras que confunden el diagnóstico  y motivan en ocasiones la consulta  a un profesional de salud mental. En la mujer madura las crisis de llanto, el insomnio, el cansancio, la falta de concentración  y la depresión se atribuyen al  “cambio” llamado menopausia o al trastorno bipolar o al stress situacional o laboral.  El conocimiento de la prevalencia de la enfermedad tiroidea en la mujer post menopaúsica,  puede facilitar un diagnóstico temprano y una terapia adecuada que mejora significativamente el estado emocional y la calidad de vida de las pacientes con desordenes de tiroides.

A cualquier edad el paciente puede sufrir cambios en su estado de ánimo,  depresión, apatía, ansiedad, cansancio crónico, aislamiento, trastornos en la memoria de corta duración y dificultad para manejar las situaciones de la vida cotidiana. También presentan insomnio o sueno excesivo,  problemas de concentración, un hablar lento o muy rápido y movimientos musculares lentos o agitación motora dependiendo el estado  de deficiencia o exceso en la producción de hormonas tiroideas. Los síntomas neuropsiquiátricos  se atribuyen a depresión y   mejoran con  reemplazo de hormona tiroidea.

La inflamación de tiroides o tiroiditis es una condición clínica  con un espectro amplio en las manifestaciones del desorden tiroideo y las emociones. Existe una  fase hipertiroidea inicial, seguida de una fase hipotiroidea con una recuperación luego de varios meses o con un hipotiroidismo permanente.   Es común en mujeres jóvenes en el período postparto y en ocasiones se diagnostica como psicosis post parto por sus manifestaciones emocionales y cognitivas.

Las emociones y los cambios de conducta mencionados anteriormente se reconocen en el paciente joven o de edad madura. En el paciente envejeciente el diagnóstico se dificulta  por la presentación atípica unido a varias otras condiciones médicas. Puede presentarse como demencia, aislamiento social, apatía o como una malignidad por la perdida de peso, la falta de energía, la depresión que destacan en el hipertiroidismo atípico.   Es esencial evaluar la función tiroidea en el paciente geriátrico con debilidad crónica y cambios cognitivos y emocionales.

Es importante reconocer que las enfermedades tiroideas tienen una presentación con un amplio espectro emociones y cambios físicos, que son causa reversible de depresión, ansiedad o demencia.   Un índice de sospecha puede ser el elemento crucial para un diagnóstico temprano que se establece con pruebas de función tiroidea específicas.   La terapia de estas condiciones cambia dramáticamente la salud física y  emocional mejorando la calidad de vida de nuestros pacientes.

 

CONOCE MAS SOBRE EL VPH EN NUESTRO EVENTO:

 11866247_864638173620618_6774679342959134456_n

Subcríbase a nuestra lista de email.

  • Entérese primero de nuestros eventos a la vanguardia de la salud en Puerto Rico.
  • Noticias y recursos para profesionales en salud y público general.
  • Sólo enviamos los emails justos y necesarios. Respetamos su tiempo y privacidad.

Lo más pertinente en salud de la mujer. Ahora en tu email.

Contact us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Questions, issues or concerns? I'd love to help you!

Click ENTER to chat