Por: Ivonne Z. Jiménez-Velázquez, MD, FACP

Screen Shot 2015-10-31 at 6.59.44 AMLa prevalencia del sobrepeso y la obesidad ha ido aumentando exponencialmente a nivel mundial en los últimos 30 años, en proporciones epidémicas. Las estadísticas más recientes reportan que un 58.7% de la población en Puerto Rico y 64% en Estados Unidos padece de sobrepeso u obesidad y que 4.7% tienen obesidad extrema. Es uno de los principales problemas de salud en la población general y es mucho más frecuente en los países desarrollados.  Cada año 300,000 adultos mueren de causas relacionadas a la obesidad y las complicaciones contribuyen a 9.4% del costo total de salud en EU, donde se estima que hay 40 millones de personas con sobrepeso u obesas.

En las últimas décadas también ha ido en aumento en los envejecientes, aunque sigue siendo más común en las personas jóvenes.  La prevalencia de obesidad en el hombre es mayor en la edad mediana, disminuyendo con la edad. En la mujer la prevalencia de obesidad es más alta entre los 65 y los 74 años. Aproximadamente 42% de los adultos entre 60 y 69 años y 37% entre los 70 y 79 años están sobrepeso.  Luego de los 80, solo 18% de los hombres y 26% de las mujeres se mantienen sobre su peso ideal.  Es muy rara la obesidad entre los centenarios.

La obesidad se define como acumulación excesiva de grasa en el organismo, y se produce  cuando ingerimos más energía de los alimentos de la que consumimos en las actividades diarias. Interacciones aun no muy claramente definidas entre el ambiente (estilo de vida, alimentación, ejercicio), la genética y la leptina, hormona del tejido adiposo, determinan el peso de nuestro cuerpo y la distribución de la grasa.  La grasa es un órgano donde se almacena el exceso de calorías ingeridas, y provee protección en tiempos de enfermedad aguda.  También protege los órganos vitales de daño en caso de trauma o caídas y juega un rol muy importante en mantener la temperatura del cuerpo. Sin embargo, la acumulación excesiva de grasa puede causar complicaciones en todo ser humano, y particularmente en el envejeciente, ya que este tiene problemas para mantener la homeostasis (balance) y tiene tendencia a la obesidad o la delgadez extrema. Aunque el peso ideal para las personas envejecientes no está establecido, es probablemente un poco más alto que el de las personas mas jóvenes.

Todo el tejido adiposo no es igual, el que está localizado alrededor de la cintura y en el abdomen, es más activo metabólicamente, (asociado con  ácidos grasos libres y cambios peligrosos en los lípidos y la insulina) que el de los muslos y caderas.  Con la edad la grasa abdominal, intra-muscular y visceral (entre los órganos) aumenta y se redistribuye en ciertas áreas.  Un ensanchamiento marcado de la cintura y el abdomen aumenta el riesgo de desarrollar hipertensión, diabetes, hiperlipidemia, aterosclerosis, enfermedad coronariana y muerte prematura.  La medida de la cintura predice mejor las enfermedades crónicas que el peso total.

La obesidad en el viejo se asocia además con hígado graso, enfermedad de vesícula, trombosis venosa profunda, embolias pulmonares, gota, proteinuria, enfermedad pulmonar y posiblemente disfunción inmunológica.  Los hombres obesos pueden tener una disminución del líbido e impotencia, con niveles bajos de testosterona total.  Todo esto podría revertir al bajar de peso. Bajar de peso también baja significativamente la incidencia de osteoartritis de la rodilla y caderas.  Malignidades asociadas con obesidad y particularmente con el exceso de grasa en la dieta, son el cáncer de seno, ovario, y útero en la mujer, y el cáncer de próstata y colon en el hombre.

Los niños y adolescentes que están duplicando las tasas de obesidad, tienen un riesgo serio de desarrollar enfermedades crónicas relacionadas con la vejez, a edades mucho más tempranas.

Estudios de investigación hechos en ratas de laboratorio, han demostrado que aquellos animales que ingieren poco alimento, viven más. Actualmente se repiten estos experimentos en monos o primates y reflejan unos cambios bioquímicos asociados con la longevidad.

Causas

La obesidad tiene múltiples causas incluyendo genéticas, ambientales, metabólicas y de conducta.  Muchos obesos pueden tener problemas en el mecanismo del hambre y la saciedad. La causa mas común en general es comer demasiado; en el hombre mayor afecta mucho la disminución en la actividad física, y en la mujer la pérdida del estrógeno. En ambos sexos la disminución en la hormona de crecimiento. Los adultos mayores suelen tener un metabolismo lento pues su ingesta de alimento disminuye. Comparado con el hombre joven, el hombre mayor pierde un 20%  de su gasto total de energía con la edad.  En la mujer mayor solo se ve un cambio mínimo.  Esto se explica porque muchos hombres reducen marcadamente su actividad física con el retiro, mientras que la mujer continua haciendo todas las tareas del hogar hasta una edad avanzada.

Tratamiento

Bajar de peso, aunque difícil, trae comprobados beneficios a la salud. Todo paciente sobrepeso u obeso debe recibir orientación intensiva sobre cambios en su estilo de vida y alimentación, que lo ayuden a bajar de peso. Sin embargo, debemos ser cuidadosos al poner a dieta a un envejeciente, pues la pérdida de peso excesiva en un adulto mayor se asocia con un aumento en mortalidad.  Bajar un 10% puede ser suficiente para mejorar la salud.

Un programa de ejercicios es la mejor forma de ayudar al envejeciente a rebajar.  La edad no debe ser limitación para matricularse en un gimnasio, ir al parque o integrarse a los caminantes de los centros comerciales.  Caminar 2 a 3 millas cuatro veces a la semana puede ser muy efectivo, si se reduce la ingesta de calorías. Caminar una milla quema 100 kcals.

Hay medicamentos que pueden ofrecerse a pacientes que no logran su peso ideal con dieta y ejercicio solamente. Estos son los supresores del apetito y los inhibidores de lipasa (atrapan la grasa en el intestino para que no se absorba).  Las cápsulas de fibra, que recogen la grasa del intestino y no se absorben pueden ser útiles para el adulto mayor, particularmente los que tienen diabetes o hipertensión. La cirugía bariátrica no es recomendable para los adultos en edades muy avanzadas.  Para casos extremos, la que se realiza por laparoscopia ha demostrado menos efectos adversos y complicaciones.

.La evidencia recopilada por la Organización Mundial de la Salud, el Instituto Nacional de Corazón y Pulmón, el Consejo de Cuidado Preventivo de EU y Canada han establecido unas recomendaciones para el manejo de la obesidad. (1) La obesidad debe tratarse como una enfermedad crónica recurrente, (2) Bajar un 10% de su peso, contribuye positivamente a la prevención y el control de la diabetes, la hipertensión y el colesterol elevado, (3) una combinación de dieta y ejercicio provee los mejores resultados, y  (4) disminuir la ingesta de 500-800 calorías menos al día puede producir la perdida de 1 -2 libras por semana.

Recomendaciones para el envejeciente obeso

La dieta para un envejeciente que quiere bajar de peso, nunca debe tener menos de 800  kcals y debe incluir suplementos de vitaminas y minerales.  Durante la dieta deben ingerir al menos un litro de agua al día.  Todo programa de dieta debe incluir modificación de conducta, pero un cambio en los hábitos puede ser necesario.  Nunca es demasiado tarde para cambiar hábitos dañinos. Sin embargo, debemos tratar de que el envejeciente reduzca ingesta de calorías comiendo cosas que le gustan. Como tiene un riesgo más alto de desarrollar una deficiencia de proteínas, por lo que sus niveles de albúmina deben revisarse mensualmente.  Todo envejeciente con niveles de albúmina menores de 4 se considera mal nutrido.  Si bajan de 3.5 debe descontinuar la dieta y recibir suplementos de proteína.  A los envejecientes que viven en las instituciones de cuidado no se les debe poner a dieta con calorías muy reducidas.

Si desea acercarse a su peso ideal nuevamente, consulte con su médico sobre las alternativas disponibles para ayudarle. Bajar de peso tiene un impacto importante en la prevención y tratamiento de muchas enfermedades crónicas, incluyendo el cáncer.  Hay estrategias efectivas para manejar la obesidad si consideramos que en si misma es también una enfermedad tratable.

CONOCE MAS SOBRE EL VPH EN NUESTRO EVENTO:

 11866247_864638173620618_6774679342959134456_n

Subcríbase a nuestra lista de email.

  • Entérese primero de nuestros eventos a la vanguardia de la salud en Puerto Rico.
  • Noticias y recursos para profesionales en salud y público general.
  • Sólo enviamos los emails justos y necesarios. Respetamos su tiempo y privacidad.

Lo más pertinente en salud de la mujer. Ahora en tu email.

Contact us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Questions, issues or concerns? I'd love to help you!

Click ENTER to chat